Kathia Quiros Medina

Kathia Quiros Medina

Abogada en GWP Immigration Law

¿Cuál es la palabra final sobre la carga pública?

Public Charge

Comenzando hace unos cinco años, la carga pública se convirtió en un tema candente y causó mucha confusión y pánico. A modo de antecedentes, carga pública se refiere a una parte de la ley de inmigración que se creó en 1882 y que permite que el gobierno de los EE. UU. niegue una visa si cree que el solicitante no podrá mantenerse por sí mismo y tendrá que depender de los recursos del gobierno. Durante más de cien años, la inmigración consideró factores como la edad, la salud, el estado familiar, la educación y las habilidades para determinar si alguien podría convertirse en una carga pública o no. Por supuesto, esta parte de la ley de inmigración no se aplica a refugiados, asilados y otras categorías humanitarias. Hasta la administración de Trump, obtener una denegación de visa debido a un hallazgo de carga pública no era algo común.

Luego, a partir de 2018, la administración Trump cambió la política de inmigración de manera drástica. Ordenó a inmigración que ampliara las circunstancias bajo las cuales negaría a los solicitantes sus visas debido a un hallazgo de carga pública. Los efectos fueron devastadores, en particular, para los solicitantes cuyos cónyuges e hijos eran ciudadanos estadounidenses y que, por cualquier motivo, tenían que depender de la asistencia del gobierno, a la que los ciudadanos estadounidenses tienen derecho. Esto significaba que el solicitante estaba siendo sancionado por las acciones de sus familiares ciudadanos estadounidenses. Muchas personas tuvieron que detener su proceso de inmigración por temor a que se les negara una oficina consular fuera de los EE. UU. En algunos casos, los solicitantes quedaron varados durante su entrevista en su país de origen.

Afortunadamente, bajo la administración de Biden, el gobierno restauró su interpretación tradicional de carga pública y tomó medidas adicionales para confirmar esta definición en una regla, publicada en septiembre de 2022. La nueva regla, resumida a continuación, se aplicará a las solicitudes con matasellos o presentadas electrónicamente a partir del 23 de diciembre de 2022.

El gobierno debe revisar todos los siguientes factores en una “totalidad de las circunstancias”:

  • La edad, la salud, la educación, el estado familiar, los bienes y las habilidades del solicitante.
  • La presentación de una Declaración Jurada de Patrocinio (Formulario I-864) por parte del peticionario.
  • El recibo anterior o actual del solicitante de cierta ayuda gubernamental como: Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI); asistencia en efectivo (TANF); programas de beneficios en efectivo estatales, tribales o locales para el mantenimiento de ingresos (Asistencia General); o institucionalización a largo plazo pagada por el gobierno.

De hecho, aquellos que soliciten ahora el ajuste de estatus y utilicen la nueva edición del Formulario I-485 (vigente a partir del 23 de diciembre de 3022) encontrarán nuevas preguntas diseñadas para extraer estos factores:

I-485

https://www.uscis.gov/sites/default/files/document/forms/i-485.pdf

Hay, afortunadamente, ciertos beneficios que no serán considerados al analizar si alguien es Carga Pública. Estos beneficios exentos parecen tener en cuenta la salud y el bienestar general de nuestra sociedad: Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP); Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP); Medicaid (institucionalización no a largo plazo); beneficios de vivienda; beneficios de pruebas de detección de enfermedades e inmunización; emergencia y socorro en casos de desastre.

Si bien ha habido muchas idas y vueltas en los últimos 5 años sobre la posición de los solicitantes en el análisis de carga pública, la aprobación de la regla el otoño pasado debería brindar cierta estabilidad y claridad durante muchos años por venir. Debería evitar que futuras administraciones cambien la interpretación de la definición de carga pública tan fácilmente. Si no está seguro de si la carga pública le causará problemas en su proceso de solicitud, hablar con un abogado puede ayudarlo a resolver esas dudas.

Compartir